El dúo creativo de marido y mujer, David y Courtney Napier, son quizás mejor conocidos por su trabajo en el grupo de comedia Metal Timōrātus, pero su última aventura musical es todo menos alegre. Debajo del estandarte de Azell destrozado por la guerra, la pareja ha tallado algunos de los metales monolíticos más imponentes jamás desatados. Una mezcla aplastante de fatalidad increíblemente pesada y lodo cáustico y espiritual, el álbum debut de Azell, Death Control, es un leviatán de sonido verdaderamente monstruoso.

Cuando Death Control comienza con un aullido de retroalimentación que colapsa en el espeso magma de riffs que es la aplastante canción principal, el oyente es arrancado del paso normal del tiempo y aprisionado en una dimensión de momentos alargados y segundos aparentemente interminables. El espacio entre los acordes en himnos a la eternidad como ‘Scud’ parece extenderse más allá de lo posible, el tiempo mismo se licua y el pensamiento racional colapsa sobre sí mismo. Canciones como ‘Chemical Chains’ y el nuevo sencillo ‘A.M.’ se mueven como titanes cósmicos, cruzando mundos, reduciendo la existencia frenética de la humanidad a la de una nube zumbante de insectos que nacen, viven, aman, luchan, envejecen y mueren en el tiempo que le toma a la entidad que es Azell inhalar un aliento colosal. . La antítesis misma de la luz, Death Control es una invocación del vacío, el sonido de la oscuridad fría y eterna más allá del alcance de los rayos del sol.

Ahora alineado con las fuerzas de Rottweiler Records, Azell presentará la maquinaria altísima de Death Control el 1 de marzo, completa con ilustraciones creadas por David Napier que capturan la esencia del álbum de escala asombrosa y poder aterrador más allá de la comprensión. Prepárense para la inmensidad del mundo por venir.

Redes Sociales: Facebook / Instagram / Youtube