A punto de cumplir los 30 años como banda, Teratoma se encuentran en su mejor estado de forma. Si bien es cierto que existió un hiato en su actividad que se prolongó desde 2002 hasta 2015, una vez la banda volvió de entre los muertos lo hizo con más energía que nunca, grabando una demo en 2016 y editado el EP In The Inside… Reborn The Flesh (2017) con el sello eslovaco Immortal Souls. Su buena acogida propició que en 2019 ficharan por Base Record Production para la edición de su segundo larga duración, Overtures Of The Flesh, sembrando los cimientos para la llegada de Chaosmakers una vez superada la pandemia.

Lo que encontramos en su nuevo álbum es death metal de la vieja escuela, clásico y contundente, para maníacos de Benediction, Immolation, Gorefest, Bolt Thrower o Grave. Nueve canciones directas y sinceras, que no engañan con supuestas coartadas intelectuales que no interesan a nadie, dotadas del punch perfecto que les ha deparado Mr Ax en su Axtudio.

Cañonazo tras cañonazo, y aupados por una portada de Eder Hernández de Putrid Carcass Illustration cuyo guiño debería ser entendido por cualquier persona que tenga alguna mínima noción de metal extremo, Teratoma nos dan una paliza de underground y militancia histórica, cargando a su vez contra la absurdidad de las religiones, el fanatismo y las sectas, sin olvidarse de “pequeños hechos históricos con contenidos morbosos o el cine fantástico, en especial de David Cronenberg”, como ellos mismos explican.
Sin piruetas estúpidas, yendo al grano, en Chaosmakers los catalanes no paran de golpearnos hasta la extenuación, regalándonos lo único que le pedimos a la vida: verdadero death metal.

Redes Sociales: Facebook / Instagram / Youtube

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.